PEDRO KUMAMOTO Y EL WIKI TURISMO

Pedalea, come tortas ahogadas y se ocupa de “ocupar” la ciudad. Antes fue derrotado. Pero ganó la elección como Diputado Independiente del Distrito X de Zapopan. Su acto devolvió la esperanza en jóvenes y adultos hastiados de la política tradicional. Tiene un sueño y espera cumplirlo. Por eso platicamos con él, porque al final del día, no sabemos dónde está la mejor torta ahogada de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Por: Viko Lukániko (Twitter: @gallolukaniko)

Cool Trip México (CT):  Joven, tapatío de origen japonés, itesiano, diputado independiente del Distrito X en Jalisco; es un recorrido intenso para un joven de 25 años. Apenas vas a despegar tu plan político en el Congreso. Antes, cuéntame ¿qué es Guadalajara-Zapopan, esa ciudad que vas a ocupar?

Pedro Kumamoto (PK): Para mí, Guadalajara, si bien es el lugar donde nací, también es donde decidí vivir por una serie de factores. Es una ciudad rica en tradiciones, gastronomía, movimientos sociales, y yo suelo decir que está llena de argüenderas y argüenderos, pero también ese argüende siempre viene acompañado de una rica torta ahogada, un buen tejuino y un trago de tequila. Es un gran lugar para vivir, no solamente por su belleza, sino también porque es profunda, llena de ideas y personas que me han enseñado muchísimo. Es muy difícil buscar representarla pues es muy heterogénea, es diversa, incluso considero que es cosmopolita, y sobre todo, es una sociedad muy entrañable.

CT: Tu apellido te mantiene unido con Oriente. ¿Tienes algún recuerdo de tu bisabuelo Kumamoto, alguna anécdota que te defina, tanto en lo genético como en tu personalidad?

PK: Yo me siento un hijo de migrantes. Me siento más mexicano que japonés. Mi bisabuelo murió cuando mi abuelo era muy joven, habrá tenido 3 o 4 años, entonces digamos que todo el patrimonio intangible de la cultura japonesa no lo pude vivir. Mi papá es de Chiapas y mi mamá de Saltillo, y llegaron a Guadalajara como la inmensa mayoría de las personas que vivimos en esta ciudad. La mayoría somos mezclas de mezclas. Somos una sociedad que le debe muchísimo a generaciones de migrantes. Somos una conjunción de migrantes internos y externos.

CT: ¿Cuándo nace en ti la idea de emprender este viaje político, esta aventura que movió a tanta gente?

PK: Yo he usado la bicicleta desde los 17 años, tanto como un medio de transporte como uno de activismo político. Recuerdo cuando regresé a Jalisco después de una temporada en el Distrito Federal, intenté ingresar dos veces la escuela de cine (CUEC) y las dos veces me batearon. Venía de una gran derrota personal. Entonces yo pedaleaba en mi bicicleta hasta que topé con una maquinaria pesada en un camellón de la ciudad, sobre Lázaro Cárdenas y López Mateos.

Había más personas que estaban enojadas por la obra; todos querían participar y construir otro tipo de ciudad que no fuera pensada solamente para su majestad el automóvil. A partir de ese momento se generó un movimiento; se instaló un campamento durante casi un mes. No ganamos. Nos tocó ver como arrancaban los árboles que habíamos defendido.

Yo inicié en la política con muchas derrotas, tuve que aprender a perder para aprender a ganar. Y lo agradezco porque pocas personas tienen monumentos a sus derrotas de más de 30 metros de alto, que les recuerda el Memento mori, aquella frase que se repetía a los generales romanos: “Recuerda que vas a morir, recuerda que eres humano”. Esa frase la aprendimos todos los que participamos en ese movimiento como activistas en pos de un desarrollo sustentable para la ciudad. Siempre tengo ese recuerdo. Te pueden derrotar en cualquier momento y no se trata de perder los ánimos, se trata de reconfigurar tu lucha.

CT: ¿Habrá alguna forma de hacer turismo muy a la manera Wiki?

PK: Claro que sí, tengo un amigo que es el mejor ejemplo de Wiki Turismo. Su nombre es Diego, es artista audiovisual y participa en Wiki Política, y a cada ciudad que visita, sin importar su tamaño, genera un Google Map y coloca en distintas capas los lugares donde comió, los lugares que visitó, las personas que conoció. Su trabajo me parece maravilloso porque es libre, esos mapas que genera son libres, y los comparte con todo mundo. Esto para mí es conocimiento colectivo; si antes los antiguos exploradores tardaban años en lograrlo, ahora estamos a un click de distancia.

Por otro lado, el Wiki Turismo desde mi perspectiva, incluye alojar a viajeros de otros lados, llegar a lugares que normalmente no llegarías. Es contrario completamente al ideario del All-Inclusive, del “no te preocupes por nada, yo te voy a engordar en mi hotel con aire acondicionado”.  A veces significa, sí, que se te peguen los piojos, conocer personas maravillosas y un par de gañanes, pero creo de corazón que vale la pena este tipo de turismo.

CT: Guadalajara, de buen comer, donde destacan sus músicos, sus escultores, ¿a qué se debe esta vibra artística tan atractiva de la Zona Metropolitana?

PK: Está creciendo, pero más bien la pregunta que debemos hacernos es: ¿a dónde queremos que se dirija este movimiento? En el lado gastronómico está creciendo muchísimo, a pasos agigantados. Pero, por ejemplo, tenemos un abandono del Patrimonio Intangible. Existen muchos platillos culinarios que se preparan a diario, y muchos otros que están muriendo desde la perspectiva de lo tradicional. Existen proyectos como Las Mujeres del Maíz que se realiza en la zona de los Guachimontones, mujeres que están avocadas a la tarea de rescatar platillos prehispánicos. Este mismo trabajo no lo veo en otras regiones del estado, y eso me preocupa.  De igual manera hacen falta Centros de Formación en temas de desarrollo artístico, así como la profesionalización y capacitación para los y las artistas en activo. Una cosa es producir buenas obras, y otra que estén dados de alta en Hacienda, que te expliquen cómo tener mayores utilidades, cómo consolidar tu mercado a través de distintos tipos de exportaciones a Berlín.

CT: Curiosamente, dos ciudades de Jalisco (Guadalajara y Puerto Vallarta) cuentan con una activa comunidad LGBT, pero siento un vacío total del sector público y privado para acogerlos, ¿qué sucede con este tema?

PK: Creo que tenemos que construir una sociedad para todas las personas sin importar su raza, edad, su orientación o identidad sexual, y desde esa perspectiva nosotros vamos a trabajar para construir un Estado donde quepamos todas y todos.

CT: Por un lado, la ciudad acoge eventos de importancia continental como son la Feria del Libro y el Festival de Cine; por otro, la ciudad ha destruido importantes patrimonios naturales como la difícil situación de El Salto, ¿qué se puede hacer desde la política y la gestión?

PK: Ciertamente existen este tipo de problemas como el que vive El Salto y Juanacatlán, así como la situación de Huentitán o Colomos, uno de los bosques amenazados por los intereses inmobiliarios. Desde mi perspectiva, lo que debe generarse es certidumbre jurídica alrededor del estatus que tienen. Deben convertirse en áreas protegidas y como tal debemos actuar. Esta certidumbre incluye que estos espacios puedan ser disfrutados por la ciudadanía, que pueden utilizarse para cuestiones deportivas, culturales y científicas. Nos hace falta ver el gran potencial que tienen este tipo de sitios y el que tienen si les sacamos provecho.

CT: Ocupar la ciudad, me suena como a la rebelión de peatones, la conquista de los bicicletistas, ¿existe un verdadero diálogo para ocupar o habitar la ciudad?

En Guadalajara, “ocupar” lo usamos desde muchas perspectivas: es necesitar, cuidar. También significa dedicarte a algo. O llenar un espacio. “Ocupar”, o lo que se ocupa, es algo muy bonito en Guadalajara, es también lo que se necesita, esto por el lado semántico. Ahora bien, ¿cómo se ocupa una ciudad? Pues precisamente habitándola, participando en sus espacios públicos, tanto asistir a un concierto al aire libre como participar en las discusiones públicas. Necesitamos preguntarnos qué hacer con el transporte público, a qué le debemos invertir más, a los autos o a las bicicletas. Tenemos muchas discusiones pendientes, y es parte del sentido de “ocupar”.

CT: ¿Algún adelanto sobre las propuestas que pretendes impulsar en tu Distrito X?

PK: Sobre la propuesta Ley de Hospitalidad, creo que estamos en medio de una gran crisis humanitaria, y no la hemos aceptado como tal. Tenemos los ojos puestos en otras emergencias como el caso de Siria, lo cual me da mucho gusto pues nos sensibiliza sobre el tema de la migración, pero nosotros tenemos nuestra propia Siria, todos los días. Es cuestión de voltear a las vías del tren en Inglaterra (calle de Guadalajara). Se nos ha olvidado que podemos ser solidarios con otras personas. Entonces, la perspectiva de esta Ley de Hospitalidad, intenta influir en que ninguna persona nos sea ajena. Si alguien transita por el estado de Jalisco, se le puede proveer asistencia jurídica y médica, para que pueda continuar con su camino.

DISPAROS DE VAQUERO:

¿Cuántas bicis tienes?

Una, no tiene nombre

Mejor ruta de la ciudad

Chapultepec, Paseos del Bosque, Chapalita, y la mejor colonia del mundo, La Calma.

Mejor torta ahogada de la ciudad

Tortas Arduro, en la zona Industrial.

¿Por qué pierde el Atlas?

No lo sé, no me gusta el fútbol

Soundtrack para una tarde de lluvia en la ciudad.

Erlend Oye o Devendra Banhart, o quizás en una de esas, Jorge Drexler

Fuerte del mexicano

A pesar de todo, seguimos creyendo.

Punto del mexicano a mejorar

Que nunca permitamos que la corrupción sea algo aceptable.

Para ti, ¿qué es el turismo perfecto?

Vivir en los pies de la otra persona, en su ciudad, pueblo, su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *