HOTEL HIGHLAND GARDENS: LA TUMBA DE JANIS JOPLIN

Para que un hotel se vuelva famoso hay tres opciones: unos destacan por su excelente servicio, otros por ser los de moda, y los más, por los escándalos que allí se llevaron, como sucede con este hotel, donde se murió Janis Joplin.

Por: Ángel Rodríguez.

Para unos su figura es un mito dentro del rock. Para otros sigue siendo la mejor cantante blanca que nunca se haya acercado al blues. Sea como fuere, Janis Joplin ha permanecido en el tiempo formando parte de los clásicos del siglo XX.

Mucha gente habla de ella sin siquiera haber escuchado sus discos. No es extraño, ya que en su figura se concentran todos los tópicos roqueros que adoran los mitómanos: fue transgresiva, era un huracán en directo y, sobre todo, murió embriagada en heroína. Justo lo que adoran quienes ven a la música como una película de acción.

La figura de Janis es, ante todo, fruto de una época. Una época demencial que dejó tras de sí una muy buena cosecha de frutos artísticos y que despertó la conciencia de la juventud americana mucho más allá de lo que el sistema deseara. Habría que entender un poco lo que era Estados Unidos en los años 60 para comprender en su integridad lo que supuso el que fuera llamado “Verano del amor” en San Francisco, California, donde centenas de jóvenes experimentaban con drogas en el parque Ashbury.

Curiosamente, en vez de degradar su fama con estos sucesos culturales, la figura de Janis se convertía en un icono irresistible. Para unos era el diablo en persona, para otros la más transgresora que había generado la contracultura americana. Para Grossman, sin embargo, era un torbellino cada vez más difícil de controlar. Para grabar Pearl, su nuevo álbum, el manager volvió a despedir a la banda por completo tratando de evitar “malas compañías”, pero… la idea no dio resultado.

Con el disco prácticamente terminado, Janis fue encontrada en la habitación 105 del motel Landmark –ahora llamado Highland Gardens-, en Hollywood, muerta por sobredosis de heroína, transformando a este complejo de hospedaje en el sitio para los fans que deseaban y desean rendirle culto. Incluso hay lista de espera para pernoctar una noche en la habitación donde calló la estrella del rock, en donde también hay una placa que le rinde tributo.

Si alguien lo hubiera escrito en una novela no habría tenido mejor final. La Joplin acababa de convertirse en un mito, su (aún sin aparecer) disco Pearl sería un clásico y su figura se conservaría a lo largo de los años como uno de los referentes habituales dentro del tan disparatado obituario del rock. Era el 4 de octubre de 1970.

 

Janis consiguió un número 1 en las listas estadounidenses con “Me and Bobby McGee” en 1971. Llevaba muerta un año. En el resto del mundo ni siquiera consiguió ese reconocimiento.

TRIP URL: www.highlandgardenshotel.com

POINTER: Franklin Ave 7047, Hollywood, California, Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *