EL CHIVITO, REMEDIO PARA CRUDOS

Sencillito, dirán los argentinos. Pero es más que eso, diremos los mexicanos. Así es El Chivito, un restaurante que desde los años 80 ha saciado el apetito de los comensales carnívoros, amantes de los cortes de carne que han sido incluidos en la comida mexicana tradicional, así como los hermosos potajes estelarizados por la birria y el pozole.

El Chivito se encuentra en la Ciudad de México, cerca de la zona de teatros de la colonia San Rafael (también cuenta con otra sucursal en Av. Coyoacán), perfecto para hincar diente después de haber visto una puesta en escena, así como lo hacen los neoyorquinos en Broadway, sólo que aquí de una forma más modesta y populachera.

El establecimiento tiene más de 30 años dando de comer a los golosos amantes de los triglicéridos. Por ejemplo, los que viven en amasiato con la birria, aquí la pueden probar de distintas formas: tatemada, divorciada o para taquear; el Pozole hará saciar los sueños porno-gastronómicos más deliciosos; mientras, los alambres, tacos y carnes con el característico sabor del carbón te harán salivar morbosamente.

Las carnes asadas al carbón (afortunadamente aquí no ha llegado el concepto “al grill”) son tratadas con cariño por los jefes apache que están en el fuego. Allí salen cortes como la costilla de res, arracheras, T-Bone, Rib Eye, todas acompañadas por cebollitas y una cazuela de buen tamaño de frijoles bayos de la olla. Pero algo que nos hace ponernos de pie es un ingrediente en peligro de extinción, las las gigantescas tortillas de maíz hechas a mano. Son gorditas, suavecitas y del tamaño perfecto para bañarlas en la deliciosa y picosita salsa martajada en molcajete que sirven al centro de la mesa.

Si tienes la mala suerte de estar acompañado por “pseudotragones” que están a dieta, sí, para los que no pueden disfrutar de estos manjares carnívoros por una u otra razón, ellos pueden pedir un queso provoleta fundido; o la quesadilla “Del Chivito”, que está ubicada en el menú de especialidades. Ya si a tu acompañante definitivamente la vida le ha cortado las alas, también hay ensaladas.

El punto goloso lo conforma la jericalla (el crème brûlée mexicano). Le siguen el flan con cajeta o un pastel de elote.

 

MENÚ: Carnes al carbón + Birria +Pozole + Quesos fundidos

TRAGOS Y BEBIDAS: Cervezas + destilados + jugos naturales.

AMBIENTE: Familiar, de oficinistas y clientes legendarios.

REMEDIO PARA CRUDOS

Si un día antes agarraste la “fiesta” y te dejó estragos, El Chivito recomienda: una quesadilla, un plato de birria con tortillas hechas a mano, salsa picosita, frijolitos y una cerveza bien fría. “El Chivito abre cuando, cuando la cruda empieza”.

SUCURSALES

1.- Av. Coyoacán 965 (Eje 3 Poniente) Esq. Matías Romero Del Valle, Benito Juárez.

2.- San Cosme: Alfonso Herrera 11, San Rafael, Cuauhtémoc, Ciudad de México

elchivito.com.mx

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *