RESTAURANTE LA GRUTA: INSPIRACIÓN PREHISPÁNICA

De una alta expectativa por aquello de estar abierto desde 1906, el restaurante La Gruta ubicado en el Estado de México, se queda lejos de “ofrecer la mejor experiencia gastronómica” como lo recalca en su filosofía culinaria.

Texto y fotos: Pao Melo

Después de subir los 65 metros de altura que mide la Pirámide del Sol de la antigua ciudad  de Teotihuacán, caminar por la Calzada de los muertos donde se pensaba que estaban enterrados los gobernantes del Posclásico y subir los empinados escalones de la Pirámide de la Luna; lo único que quería era refrescarme el gaznate y comer un buen taco de barbacoa.

El restaurante más cercano, también el más afamado que se fundó cerca de la Pirámides de Teotihuacán es La Gruta. Era la 1 p.m. y esperamos cerca de 10 minutos para que nos dieran mesa. Con todo el ejercicio de la mañana el apetito se incrementó, y no se calmó ni con la impresión de la belleza de la cueva volcánica donde se pensó hacer este restaurante que está abierto desde 1906.

Ya había clientes, pero no lo suficiente para armar un estrés en la cocina. Sin embargo, la oferta de las bebidas se tardó otros 10 largos minutos donde los amigos se percataron que no había música en el lugar… “Deberían aprovechar la acústica” – comentó el melómano de la mesa.

La comilona

Vimos el menú y varios nos fuimos por los platillos bajo tierra; eligiendo la barbacoa que se acompaña de nopales -$268-, el consomé de carnero -82 pesos- y mixiote de carnero -223 pesos- (que se cría en la zona). Alguien pidió un mole rojo con guajalote -¡Sniff no apunté el precio! Y para mi pequeña sobrina un menú infantil de 156 pesos bastante bien servido.

He de confesar que antes de iniciar nuestro rica comida; los temas en la mesa se dividían entre recomendaciones culinarias en la Ciudad de México y los países que más nos han impactado en la vida. La espera o través fue larga; pero cuando llegó la comida todos asentimos que estaba muy rico y llenador.

Fue una lástima quedarme con las ganas de probar la piña tatemada aromatizada con hoja santa y naranja acompañada de helado artesanal de canela -$73-; al parecer no había piña… Menos mal que llevo mi itacate de mixiote, porque, por la lejanía del restaurante quien sabe si vuelva a regresar…

Lo mejor del lugar: La comida y la cueva de origen volcánico.

El detalle: El antiguo ritual de la nueva vida, es el cierre de la comida; uno de los meseros platica sobre el “renacimiento de un hombre nuevo” e invitan a los clientes a encender una velita y llevarla al fondo de la cueva como símbolo de renovación.

Show: Los sábados presentan un ballet folcrórico a las 3:30 p.m., y los domingos hay varias funciones.

Gasto promedio: $280

Ubicación: El Restaurante La Gruta se localiza en el municipio de San Juan Teotihuacán, en el Estado de México. A sólo 200 metros de la Puerta 5 de la Zona Arqueológica de Teotihuacan, atrás de la Pirámide del Sol.

http://lagruta.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *