BEER BROS: LA PURA SABROSURA

Corría el año de 2012, en la Colonia Narvarte Poniente de la Ciudad de México y el boom cervecero estaba cocinándose… La mafia cervecera industrializada continuaba ganando terreno, restaurantes, tiendas y distribuidores a la cheve artesanal mexicana; los eventos de este producto eran escasos, como también las marcas. Arturo Montiel, en ese entonces dedicado a los negocios informáticos; gestionó, junto con otros socios, la idea de un expendio de cerveza artesanal cuidada en todos los procesos, pasando por la transportación hasta el servicio. Fue así que se inauguró desde hace cinco años: Beer Bros.

Por: vinotips.wordpress.com / Fotos: @CarnalitosCheleros

Arturo, que siempre ha estado en la barra desde que abrió este bar, confiesa que al inicio las marcas de cervezas mexicanas que vendían se reducían a Minerva, Cervecería Tijuana, Primus, Cucapá (y obvio mucha selección de importación); estas chelas –que se vendían únicamente en botella- ya no las encuentras en este sitio. Después de estos años la evolucionada industria exige también que los expendios se actualicen. Ahora llegas a este bar y puedes pedir: Agua Mala de cervecería Astillero, Session IPA Simcoe hecha por Mikkeller, Salty Dogs de cervecería Wendlandt, cervezas de aniversario como la 21 Anniversary Imperial IPA de Stone, y un chingo de marcas de cervezas, servidas de barril o para llevar. Pero hay que ver y probar lo que oferta en tap, además de contar con ediciones que no encuentras en otros  establecimientos de la CDMX (como las cervezas que Beer Bros importa  de Bélgica), ellos cuidan muy bien sus líneas, les dan el mantenimiento correcto para que el cliente disfrute de una pinta con cerveza fresca, limpia, espumosa y con la temperatura correcta.

Ambiente cantinero

A cinco años de apertura, este tap room mexicanote, en apariencia no ha cambiado mucho: Sillas periqueras enfrente de la barra, estante con envases de cervezas vacías probadas por toda la concurrencia (el grupo de entusiastas autodenominado “Carnalitos Cheleros”), un pizarrón que muestra las cheves de barril, pretzels como botana, rock sesentero como The Edgar Winter Group de fondo… pero… la gente que visita Beer Bros es la que le da a su vez, ese toque macabromorboso que todo bar nuevo desearía tener. Es de los pocos pubs que es de la gente, no es un sitio de moda, es el hole in the wall.

La banda que se reúne en este lugar lo ha adoptado como suyo desde que abrió. Uno de los clientes más antiguos es “El Doc” (¡y sí es médico!), que suele llegar y reunirse con los “Carnalitos Cheleros”, grupo de borrachos expertos compuestos por pintores, periodistas, voluntarios de ONG´s, fotógrafos, pilotos aviadores, músicos y otros locos creativos, quienes han sido fieles al establecimiento, a menos que se establezca un toque de queda.

Arturo reconoce: “… el 85% de la gente que viene a Beer Bros ya sabe qué pedir, ya tiene definido su gusto”. Además comenta que en el momento de invertir  en el sistema de refrigeración de cerveza para barril, se abrió aún más la relación con los cerveceros mexicanos y extranjeros, para lograr una oferta mayor; “y con esto –concluyó- crear toda una cultura de la cerveza artesanal, pues me di cuenta que cada vez que abría una nueva botella para compartir con las personas y los asistentes, la probaban y se enganchaban… lo que me ayudó a genera un público cautivo”.

La diversidad de clientes se asemeja a los estilos que ahí se consumen. Mientras un diálogo se centra en el mundo esnobista de los vinos, otros más hablan de música y los recientes muertitos que han dejado su huella sonora. Otros tantos, clavadísimos en la tendencia cervecera. Pero al final, como buena cantina de antaño, todos se reúnen por un buen trago de cerveza.

 

Pocos saben qué: Arturo Montiel ha viajado a San Diego para contactar cerveceros de Estados Unidos y ha asistido a eventos cerveceros en otros países. Otro de sus socios, Bruno Reyna, ha estudiado diplomados para Beer Sommelier. También, cuando se les antoja, hacen su propia cerveza Beer Bros.

El festejo: Cada mes de octubre, Beer Bros abre sus puertas para que los amigos, los clientes, la chaviza y la banda pesada celebre un nuevo año de vender y probar cervezas artesanales demasiado picudas a un precio mejorable.

Show: Un viernes o sábado, quizá llegue rodando un sonido acústico con esencia de jazz.

Costo promedio: En cervezas de barril, importadas o nacionales, desde 60 pesos.

Horario: Abre de martes a domingo a partir de las 2:30 p.m.

Ubicación: Luz Saviñón S/N, Esq. Juan Sánchez Azcona, Col. Narvarte Poniente, CDMX.

Facebook: Beer Bros.

Sigue los viajes cerveceros de los Carnalitos Cheleros en Instagram: @CarnalitosCheleros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *