VALPARAÍSO: BOHEMIO PERO NO HIPSTER

Se dice que Valparaíso es una de las ciudades más pintoresca de Chile. Es verdad. La Municipalidad de Valparaíso resguarda antiguas edificaciones donde se reúne la juventud con sed de arte y vida bohemia, extendiendo largas sobremesas en sus bares, cafés y restaurantes. Las calles huelen a marihuana, algunos afirman que el olor de esta planta es sinónimo de democracia ylibertad. Y yo también creo que es verdad.

Texto y fotos: Pepe Treviño

Es la primera vez que pongo un pie en esta ciudad portuaria, vine a Santiago para elaborar un reportaje acerca del Golpe de Estado pero llegué este puerto para encontrar algo de vida urbana, libre de protocolos ociosos.

Mientras camino descubro su arquitectura colonial, herencia de una historia cultural entrelazada con la vida portuaria. Por eso me atrevo a decir que Valparaíso es como una canción de jazz deconstruida. Es un destino sincopado, dilapidado, colorido y también poético. Valparaíso es un desorden maravilloso. Pablo Neruda, quien se inspiró mucho en esta ciudad portuaria trabajadora, lo dijo: ‘Valparaíso, qué absurdo eres … no te has peinado, nunca has tenido tiempo de vestirte, la vida siempre te ha sorprendido . ‘

Pero Neruda no fue el único artista en enamorarse de los inesperados encantos de Valparaíso. Los poetas, los pintores y los aspirantes a filósofos se han sentido atraídos por la ciudad más inusual de Chile. Quizá se debe a que en otra época la  mayoría de la población se compuso de marineros, estibadores y prostitutas, quienes le inyectaron al arenoso y gloriosamente espontáneo Valparaíso un aire nervioso donde parece que ‘todo se vale’. A esto hay que añadirle la espectacular belleza difuminada de sus cerros, algunas de las mejores obras de arte callejero de América Latina, un laberinto de calles empinadas y sinuosas, callejones y escaleras llenas de mansiones desmoronadas, y está claro por qué algunos los visitantes pasan más tiempo aquí que en Santiago.

Sin embargo descubrí que Valparaíso es más que una ciudad cosmopolita. El ambiente cultural ha marcado a sus habitantes, haciendo de este litoral con forma de un anfiteatro natural un destino obligado para los que gustan conjugar arte con gastronomía, hospedaje boutique y caminatas infinitas.

CAMINATAS SIN FIN

La urbanización de Valparaíso es compleja. Las calles están trazadas sobre una serie de montañas –o cerros como le nombran los chilenos- urbanizadas con calles serpenteantes.

Valparaíso no fue fundado, sólo nombrado por los españoles en el siglo XVI. y ha logrado sortear ataques de salvajes piratas y alojar a grandes navegantes que deseaban cruzar el Estrecho de Magallanes.

La ciudad creció, pasó de ser una pequeña aldea al principal puerto de Chile. Afirman historiadores que el dinamismo de la ciudad era como el de Nueva York. Se encontraban personas procedentes de diversas partes del mundo. Así llegaron las casas de estilos arquitectónicos europeos.

No es una exageración que el Departamento de Desarrollo Turístico de la Ilustre Municipalidad de Valparaíso haya implementado desde el 2004 -año en que la entidad fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad-, proyectos turísticos y rutas temáticas para conocer los sitios históricos y monumentos principales.

DE VIAJERO A VIAJERO

El Cerro de la Concepción es uno de los ligares más populares. Aquí se pueden admirar las antiguas casas de los inmigrantes provenientes de Alemania, Francia e Inglaterra. Ahí se ubica el Paseo Atkinson, donde de vez en cuando los estudiantes de arte dibujan en sus cuadernos las fachadas de las casas del siglo XIX.

Un espacio dedicado al descanso es el Paseo de los 14 asientos, constituido más bien por unas cuantas bancas aisladas ocupadas casi siempre por los colonos.

En la parte del Cerro Alegre, rumbo al pasaje Galvez se encontrarán hoteles boutique, llamados oficialmente Hoteles Patrimoniales, son edificios antiguos remozados de acuerdo a los archivos originales y con las especificaciones estipuladas en la cédula de Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Destaca el Hotel Zero, que antiguamente perteneció al Consulado holandés. Su actual dueña, Adela Ibáñez, vivió por mucho tiempo en esta casa y su principal sueño fue crear un peculiar hotelito con aires contemporáneos.

GRAFFITI VALPARAÍSO STYLE

Las casas antiguas son un detalle destacable, pero hay un furor por cubrir las paredes con arte callejero. Al caminar se develan que el tema de los grafitis aquí se ha tomado en serio. La historia comienza en 1969, cuando alumnos del Instituto de Arte de la Universidad Católica pintaron sus obras escolares en los muros de las casas y algunos espacios públicos. Hasta 1992, fecha en que el proyecto se formalizó como El Museo de Cielo Abierto, inaugurado con la participación de grandes pintores chilenos como: Nemecio Atúnez, Mario Toral, María Martner, Matilde Pérez y otros famosos.

 

SOBREMESAS DIDÁCTICAS

La tradición gastronómica también es una vorágine de historias. Por un lado esta la costumbre inglesa de “tomar once”, que consiste en una merienda entre las 17:00 y 21:00 horas, que consiste en café o té y pan. Mientras que las nuevas generaciones de dueños de establecimientos gastronómicas han decidido abrir nuevos espacios para adaptarse a los nuevos tiempos.

Hay decenas de bistrós en antiguas casonas inglesas, también hay restaurantes de comida francesa, asiática o italiana, muchos de ellos experimentando sus platillos con ingredientes que provienen del mar. Chile es uno de los países con mayor variedad de fauna marina en el mundo, se encuentran mariscos como el piure, picorocos, la almeja, la macha, el choro, el loco, la ostra, el ostión, el erizo de mar, la jibia entre muchos otros.

Saliendo de Santiago de Chile a Valparaíso (en Alcántara 971) se localiza Viña Morandé fundada en 1996. El enólogo, Pablo Morandé produce vinos con uvas cosechadas en el Valle del Maipo y en el Valle de Casa Blanca. Una opción interesante es el Morandé, Chardonnay; con proceso de vendimia orgánica; para degustarlo en el restaurante de la Viña y saborear los platillos hechos por Christopher Carpentier, quien crea ceviches de 10 y otras exquisiteces.

CASA MUSEO PABLO NERUDA

Estando por esta zona es imperdonable la visita a “La Sebastiana”, Casa Museo de Pablo Neruda, un agradable hogar que guarda aún las zapatillas de Matilda (la tercera esposa del escritor), los libros del maestro, su escritorio con un estuche de pipas en el centro y un gramófono que aún funciona.

Cuando buscaba casa en Valparaíso, Pablo Neruda explicó a su amiga Sara Vial, los siguientes requisitos: “…Quiero hallar en Valparaíso una casita para vivir y escribir tranquilo… Debe ser solitaria, pero no en exceso. Vecinos, ojalá invisibles. No deben verse ni escucharse. Original, pero no incómoda. Muy alada, pero firme. Ni muy grande ni muy chica. Lejos de todo pero cerca de la movilización…”.

CÓMO LLEGAR

De la Ciudad de México hay vuelos diarios a la ciudad de Santiago, Chile. La mejor aerolínea, si duda, es LATAM. De allí hay que llegar mediante transporte terrestre en un viaje de 1:30 horas.

ASENSORES

Los ascensores de Valparaíso son una parte esencial del transporte en esa ciudad de Chile. El Ascensor Concepción es el más antiguo, construido en 1883.

MUSEO ORGANOLÓGICO

Desde hace 30 años, el arquitecto Fernando Ramírez, dueño y administrador del Museo Organológico ha recolectando instrumentos encontrados en el Puerto. La exposición reúne 600 instrumentos musicales provenientes de distintas partes del mundo: tambores japoneses, sitaras de la India, quenas peruanas, ukeleles tahitianos, steel drum de Jamaica. Opción a visitar en el Cerro Bellavista.

www.rutabellavista.cl

EN LA RED

Municipalidad de Valparaiso: www.ciudaddevalparaiso.cl

Viña Morandé: www.morande.cl

Hotel Zero:  www.zerohotel.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *