MONVILLE: SUEÑOS ROBÓTICOS EN MONTREAL

Si, es verdad, a veces no queremos tener contacto humano cuando vamos a realizar el check in en algún hotel, sobre todo aquellos hombre de negocios o viajeros apresurados, desesperados por conocer el destino turístico. También pensado para los Millennials que han sido devorados por sus smartphones, sin importarles lo que sucede a su alrededor.

Por Pepe Treviño / Fotos: Federico de Jesús

Así es el hotel Monville, un complejo de hospedaje reconocido por fusionar tecnología con diseño, incluso permitiendo hacer el check in y check out de manera automatizada y con la posibilidad de solicitar room service a través de un eficiente robot que llevará tus alimentos hasta la puerta de la habitación.

Sí, este hotel entró al juego de romper el esquema de hospedaje tradicional, se trata de una audaz estrategia en el mercado turístico de hoy. Y es que si consideramos que cada vez más consumidores están utilizando complejos de alojamientos de tendencia, véase el caso de Airbnb y VRBO, el Monville se ha dado cuenta que ya no es suficiente ofrecer una cama y una habitación, para que este negocio prospere el hotel debe ofrecer mucho más, y el Monville parece estar superando los límites y brindando a sus huéspedes mucho más que un servicio de cortesía y una menta en su almohada. Ofrece experiencia tecnológica a buen precio.

Como decía, el hotel es más que una cara bonita, es un servicio inteligente. Se trata de un tipo de tecnología hotelera que no tiene precedentes en Canadá. Lo hemos visto en Japón y otros países, pero aquí, definitivamente no.

DISEÑO URBANO

En cuanto a diseño el Monville ha resuelto muy bien cada espacio. El edificio de 269 habitaciones se cierne sobre el vecindario, causando una impresión desde lejos. Al acercarse al hotel se revela la textura de la fachada modernista de tromp l’oeil, el contraste de blanco y negro que da a las ventanas la apariencia de profundidad. El monocromo da paso a la cálida madera en el vestíbulo, un espacio de triple altura apilado con volúmenes de roble, que contiene entrepisos y una cabina de DJ.

Las columnas de gran tamaño en el vestíbulo están iluminadas por lámparas diseñadas por el estudio local Lambert & Fils. Los uniformes del personal fueron elaborados por la marca canadiense Frank y Oak, mientras que la cineasta y música local Valerie Jodoin Keaton creó un mural que comprende una serie de fotografías en blanco y negro que muestran “la vida urbana de Montreal” en el mural central del lobby.

No hace falta decir que este hotel es perfecto para los viajeros que desean explorar a fondo la ciudad de Montreal, para los que buscan tener una estadía rápida en la ciudad y para los que desean pernoctar entre el Puerto Viejo y el Barrio Chino, la ubicación ideal para develar los secretos urbanos.

MONVILLE STYLE

  • Según los sitios web el Monville es promocionado como el hotel más innovador de Canadá, quizá se debe al robot que hace labor de room service.
  • Pero más allá de eso, poner un pie aquí nos hace recordar que tan autómatas podemos ser como viajeros, es un hotel que permite evitar el contacto humano, si se desea, solo hay que reservar vía web y realizar el check in a través de una serie de computadoras dispuestas en el lobby para ello.
  • Las habitaciones de tamaño pod están dominadas por los sistemas de TV inteligente de 50 pulgadas habilitados para conectarte a la web, algunas con vistas de 180 grados.
  • El robot aún no tiene nombre, está esperando ser bautizado por los viajeros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *