A TRES AÑOS DE UN SECUESTRO POR AMOR

Hace tres años, el 29 de marzo del año 2016, las fuerzas de seguridad chipriotas detuvieron al autor del secuestro del vuelo MS181, el avión de la compañía egipcia Egyptair, tras más de cuatro horas de haberse atrincherado en el interior del aparato con varios tripulantes y pasajeros extranjeros.

El secuestrador, que amenazó con hacer estallar un cinturón de explosivos, ordenó a los pilotos modificar la ruta del Airbus 320, que iba de Alejandría a El Cairo, en Egipto, para dirigirse al aeropuerto internacional de Larnaca, en Chipre. Poco después de aterrizar, el individuo, identificado como Seif al Din Mustafa por los gobiernos de Chipre y de Egipto, accedió a liberar a la mayoría de los 56 pasajeros a bordo.

Los motivos del secuestrador son una incógnita. Nadie resultó herido a pesar que fue una mañana de alta tensión, hasta que se vio al secuestrador bajando por las escaleras con las manos levantadas. La mayoría de las personas a bordo del avión de EgyptAir (56 según las autoridades) habían sido liberadas inmediatamente después del aterrizaje en el aeropuerto de Lárnaca.

Un tuit de la Cancillería chipriota confirmó: “Se acabó. El secuestrador fue arrestado”.

¿MOTIVOS?

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Chipre identificó al secuestrador como Seif Eldin Mustafa, de nacionalidad egipcia.

Sus motivos: algunas versiones señalan que el hombre deseaba hablar con su esposa chipriota, de quien está separado.

Otras, sin embargo, sostienen que el secuestrador exigía la liberación de mujeres presas en Egipto.

Sea como fuere, el presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, le dijo a la prensa que no considera el secuestro como un incidente terrorista, incluso durante una conferencia de prensa los periodistas preguntaron a Anastasiades si el incidente tenía que ver con una mujer, a lo que el presidente respondió: ”siempre hay una mujer implicada en este tipo de locuras”, provocando carcajadas.

LA FOTO DEL SECUESTRADOR

Increíble. Uno de los pasajeros que estuvieron secuestrados por varias horas por el egipcio Seif Eldin Mustafa hizo algo increíble. Se tomó un selfie con el sujeto y se la mandó a su madre y amigos.

Ben Innes es un británico de Leeds de 26 años y formaba parte del grupo de siete secuestrados que se quedaron en el avión hasta el final. Según ha relatado él mismo a The Guardian, “es la mejor fotografía que he hecho en mi vida”.

“Pensé que su cinturón de explosivos era real y que no había nada que perder. Como quería echar un vistazo más de cerca le pregunté si podía hacerme una foto con él, éste simplemente se encogió y aceptó. Así que sonreí junto a él para hacer la fotografía. Intenté hacer una selfie pero una sobrecargo tuvo que ayudarme”, relató.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *