BORRACHO SOLITARIO: CANTINA LA CAPILLA

Viajé a Tequila, Jalisco, para aprender el proceso de elaboración de este destilado mexicano. Pero se me calentó el hocico y decidí explorar sus cantinas, gasta encontrara La Capilla, el sitio perfecto para conocer de qué están hechos los borrachos en este Pueblo Mágico.

Por Pepe Treviño

Se encuentra en el corazón del pueblo, en una calle que es frecuentada por turistas, mariachis y uno que otro caballerango perdido, que, aseguran los parroquianos, a veces entran con todo y caballo, hasta la barra, para pedir su brebaje alcohólico.

Propiedad del finado don Javier Delgado, esta cantina tradicional tiene más de 70 años de antigüedad y es cuna de las famosas “Batangas”, un trago elaborado con tequila blanco (marca de la casa, el Tequileño) con jugo de limón, mucho hielo, sal, refresco de cola y mezclado con un cuchillo… el secreto, dicen los oriundos, para que sea una poción perfecta.

El cantinero me dijo que la cantina se llama así debido a que los visitantes llegan caminando, pero salen de rodillas. Y como no cae uno de rodillas si este lugar vibra con todo el folclor imaginable, desde músicos callejeros que tocan norteñas pegaditas, hasta mariachis conformados por más de una docena de integrantes. Incluyendo al vendedor de billetes de lotería, al de cacahuates y huevos duros.

Allí, entre jornaleros que laboran en los campos de agave, turistas extranjeros y uno que otro cábula que bebía en solitario, como yo, disfruté de la magia que sucede en una buena cantina cuando se conjugan los cuatro elementos: buenas bebidas, historia, ambiente y buenos precios.

CALIFICACIÓN: 9 de 10 puntos

¿POR QUÉ?: Es auténtica, arrebatada, tradicional, con un servicio que trata a todos por igual, como auténticos borrachos.

TRAGO RECOMENDADO: La Batanga, el trago inventado aquí mismo.

BOTANA-COMIDA: No hay, pero puedes pedirle al mesero o al vendedor de billetes de lotería que te traiga unos tacos de carnaza (en algún puesto de la calle).

PRECIO: Barato… casi tan económico como beber en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *