TURISMO POST-PANDEMIA

Definitivamente, lo sabemos, el turismo nos obliga a cambiar radicalmente la forma de viajar. Nuca más será la misma hasta que se encuentre la vacuna contra el Coronavirus.

Ahora todos esperamos la inmunidad de manada y la vacuna mientras la pandemia seguirá ejerciendo miedo ante el nuevo brote de COVID-19, que irremediablemente hará presencia a final de año.

Por Pepe Treviño / @pepe_trevino

La ausencia de turistas internacionales es ya un gran desafío, pero también una oportunidad. Si lo hacemos bien, cuando esos visitantes extranjeros puedan regresar a nuestro país, habremos encontrado formas de aumentar o limitar las expectativas para que nuestra industria turística pueda prosperar y sobrevivir, de forma sustentable. Nunca más el turismo de masas.

La OMT espera que las llegadas de turistas internacionales disminuyan entre un 20% y un 30% en 2020 en comparación con las cifras de 2019. Una cifra que puede traducirse en una disminución en los ingresos por turismo internacional (exportaciones) de entre 300 a 450 mil millones de dólares , casi un tercio de los US $ 1.5 billones generados en 2019.

Sin minimizar el impacto que tendrá la pandemia en el gasto discrecional en México, hay que  leer entrelíneas lo que dicen los académicos, prediciendo que el costo financiero inicial de una recesión en el número de visitantes será del 1% al 5% del PIB turístico, esto sin importar que la industria del turismo en México, el séptimo país más visitado del mundo en 2018, aporta el 8,7% del PIB total.

Pero hay que recordar que México está en la afortunada posición de tener un sector de turismo interno bien posicionado, aunque es cierto que los mexicanos generalmente no generamos una derrama económica como lo hacen los turistas internacionales cuando visitan nuestro país, habrá un mercado local que nos ayudará a disminuir el impacto de la debacle.

Para ello debemos de considerar que las grandes atracciones turísticas en todo el mundo no estarán operando en los próximos meses, además que una gran parte de los turistas de alto poder adquisitivo no planean salir del país, por ahora, pero sí viajarán por el país, inyectándole recursos al mercado local y regional, dos segmentos en el que todos los mexicanos nos encontraremos pasando esta pandemia.

Pero para que esto suceda habrá que saber cómo serán los protocolos de seguridad turística y las tendencias que marcarán las estrategias a implementar a nivel global, tal y como lo enlisto a continuación.

TENDENCIAS Y ESTRATEGIAS PARA LA SEGURIDAD

  • El turismo carretero será el primer segmento que comenzará a funcionar debido a 2 factores. 1. La economía. 2. El miedo a viajar en avión al no ser un espacio controlado. Para ello el gobierno federal se verá obligado a desplazar a la Guardia Nacional para parar la ola de violencia que actualmente está azotando al país.

  • Los destinos turísticos se enfocarán en captar su mercado natural. Viajeros carreteros de no más de 150 kilómetros a la redonda.

  • México necesitan mejorar su capacidad para proporcionar información en línea oportuna y precisa a los posibles turistas sobre la situación local de Covid-19.

  • Los hoteles de todo el mundo acatarán consejos para prevenir contagios, desde monitoreos de temperatura en cada entrada, hasta amenidades que incluirán desinfectantes en cada rincón del hotel, también evitarán pagos en efectivo.

  • Los hoteles ya comienzan a generar una etiqueta Coronavirus FREE, a pesar que hasta ahora nadie certifique ni exista un manual para ello.

  • Los Room service serán controlados o mecanizados. Como sucede en algunos hoteles que han incluido servicios robotizados (ejemplo hotel Moonvile, en Montreal, Canadá).

  • A partir de la sensibilidad que han experimentado la mayoría de los seres humanos ante el Covid19, el concepto de viajes de lujo considerará el turismo rural; viajeros reconociendo el valor de las labores del campo y el turismo sostenible.

  • Las aerolíneas el mismo caso, monitoreo en todas partes, cubrebocas N95 y caretas. Se limitarán las revistas a bordo por ser centros de contagio. Lo mismo con pantallas digitáctiles.

  • Festivales, ferias y congresos masivos. Por ahora serán prohibidos ante nuevos brotes. Hasta el 2021.

  • El uso de elevadores será controlado. Muchos viajeros optarán por usar escaleras en edificios de hasta 4 pisos.

  • Los parques de diversiones reinventarán parte de sus atracciones mecánicas. Habrá nuevos reglamentos referente a temas de seguridad y aforo. Y se espera que abran hasta 2021.

  • Los restaurantes cambiarán la configuración de sus espacios para recibir menos comensales… Los restaurantes en jardines o al aire libre serán la tendencia para guardar sana distancia.

  • Los programas de lealtad en servicios turísticos serán de vital importancia para captar viajeros.

  • Se acabaron los viajes masivos, sobre todo para viajeros de la 3a edad que contrataban tours de “Europa en 12 días”. El mismo caso los spring breakers.

  • Ferias y congresos serán segmentados para evitar masas. Los protocolos de saludo serán modificados.

  • Todos los servicios contarán con desinfectantes, distanciamiento y en algunos casos cubrebocas.

  • Los pagos con códigos QR serán una herramienta muy popular, incluso serán herramientas de marketing para activar marcas y servicios.

  • Los medios de comunicación se ajustarán a nuevas medidas, como evitar imprimir revistas por ser consideradas centros de contagio, como lo señalará la OMS al prohibir que existan revistas en consultorios médicos y salas de espera.

  • El valor de la información en guías y revistas de viaje será de suma importancia como herramienta de venta. Se acabaron las notas de Google.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *