CHICAGO MUSIC TOURS

La aldea global es un verdadero paraíso sonoro que espera ser explorado; calles, teatros, festivales y foros de conciertos de diversos destinos turísticos mezclan ritmos vertiginosos y sonidos inquietantes que invitan a tomar maletas para conocerlos.

Esta vez hablaremos de una metrópoli de Illinois, Chicago, la Ciudad de los Vientos, un alucinante destino musical que le arranca el aliento a los melómanos de corazón.

Texto y video por Pepe Treviño

Y así es Chicago, que ofrece una amplia gama de opciones para realizar tours, algunos especializados en temas como la arquitectura, gastronomía o artes. Pero hace casi una década Phil Rockrohr, entusiasta y periodista musical, decidió guiar a los turistas melómanos por los sitios musicales más emblemáticos de la también conocida “Windy city”, esto a través de una empresa, hoy desaparecida, llamada Chicago Rocks Tour, un servicio turístico que incluía recorridos por diversos spots considerados importantes en el ámbito musical.

A pesar que el proyecto no sobrevivió, los entusiastas del rock descubrieron aquellos lugares donde el rock, soul, jazz y blues contagiaron a miles de bandas, incitando a que otros aficionados a la música hicieran lo mismo: trazar sus rutas para conocer aquellos sitios que fueron frecuentados por leyendas musicales.

Son más de 100 años años de jazz, blues, rock, punk, hardcore y rock industrial hecho en Chicago, por lo que hay escalas obligadas en los barrios, apartamentos y sitios que frecuentaban bandas como Smashing Pumpkins, Ministry, Liz Phair, Wilco y Veruca Salt, incluyendo bares para degustar un whisky, como los son el Dalila y el Rainbow Club, visitados por nuevos talentos que desean imitar a sus ídolos.

Si bien los tours hoy se hacen en Über, se sugiere trazar una ruta y ambientar el servicio con música relacionada con los artistas en cuestión, permitiendo que el visitante viva el pasado musical sin sacrificar nada de confort.

Pero las calles en el Loop de Chicago también son escenarios de música improvisada. En las arterias de la Ciudad de los Vientos puedes ver desde metaleros que invaden las calles con sus poderosos riffs de guitarras distorsionadas, hasta grupos de blues y solistas que atraen a los transeúntes que retribuyen el momento mediante una propina o sonrisas en agradecimiento.

Y si hay sed y ganas de escuchar más música habrá que asistir a cuatro clubes de jazz más famosos del mundo.

El primero es el Buddy Guy Legend´s, un restaurante bar con foro para conciertos, donde el legendario guitarrista de blues Buddy Guy es propietario del establecimiento y se ha enfocado en traer lo mejor del blues, además de tener ricos snacks, bourbons y cerveza artesanal, sin dejar de mencionar toda la parafernalia que se puede ver en las paredes del local, como una guitarra de Jimi Hendrix.

Más clásico es el Andy´s, el primer club de jazz en la ciudad, fundado en 1951 por Andy Rizzuto. Hoy sigue sacudiendo a los aficionados al jazz be bop y a la improvisación, tal y como lo describía el escritor beatnik, Jack Kerouac, en su novela, On The Road.

Más urbano y totalmente local, pero con una magia especial es B.L.U.E.S., el club de más singular de la ciudad. Se trata de un pequeñito y viejo un local de madera de apenas 6 x 15 metros de fondo, a donde asisten los outsiders y auténticos amantes del blues, sin importar que las meseras sean mal encaradas, porque aquí lo que importa son los requintos y los solos que ejecutan los músicos invitados cada semana. Incluso con la posibilidad de ver a grandes exponentes y leyendas de este género, como me sucedió a mi con King Fish.

Por último está el Green Mill, que fue el sitio preferido de Al Capone. Hasta hoy los conciertos comienzan a las 9 de la noche y aunque en otra época llegaban los adinerados Frank Sinatra y Charles Chaplin; hoy Michelle Obama y Bill Gates son los clientes asiduos.

Así es Chicago, una de las ciudades que ha sido considerada como un centro neurálgico creativo de Estados Unidos, incluso existe el distintivo musical “estilo Chicago”, que se originó cuando los músicos del sur se mudaron al norte a partir del año 1917, trayendo consigo los estilos “Dixieland” de Nueva Orleans, o a veces llamados “hot jazz”, haciendo de King Oliver y Jelly Roll Morton dos leyendas de la escena del jazz de Chicago.

Y ni que decir del festival Lollapalooza, el festival de música alternativa creado por Perry Farrell, el vocalista de Janes Adiiction, que nació en Phoenix, Arizona, pero que revivió y enriqueció su line up en esta ciudad, en el año 2005, en el Grant Park.

CHICAGO 2020, EL AÑO DE LA MÚSICA

2020 es el Año de la Música en Chicago. Bajo el eslogan “Music in the Key of Chicago”, este año la ciudad le rinde tributo a todos aquellos músicos que han dejado un legado, sin importar el género musical.

CHICAGO EN LA RED: www.choosechicago.com

ILLINOIS EN LA RED: www.enjoyillinois.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *